Imprimir

Obra

Escrito por Rafael Pablos el . Publicado en Libro

 

Montajes fotográficos.

Cuando inicie mi obra fotográfica, tenia claro que por un lado no tenia equipo ni medios para realizar cierto tipo de fotografía, por otro lado me propuse hacer una obra más personal de forma que los tipos y estilos de fotografía que hacían otros fotógrafos, no me interesaban para mi línea de trabajo.

El fotomontaje resulto ser el medio ideal para mi, me permitía realizar obras mas personales, pudiendo salirme de lo puramente captado por la cámara y dar una visión de los temas mas personal.

Por otra parte y al correr de los años he buscado nuevas formas de expresión, tratando de encontrar líneas de trabajo que tuvieran su propia personalidad.

Mis primeros montajes realizados por el 1975, datan de una época donde corrían tiempos de lucha obrera, las huelgas de Renault y el panorama político en general, se refleja en algunas obras tales como “La unión”, “El clavel”y “La bala”

La colección de montajes mas apreciada para mi es la trilogía que yo denomino “de los círculos”: “La espiral, “Los círculos” y “La caída”. 

La dificultad técnica de conseguir la copia final fue muy alta , cada imagen requería una altura de la ampliadora y un tiempo de exposición distinto y he de confesar que me pase tres meses metido en el laboratorio, incluidos viernes , sábados y domingos, con la inmensa paciencia de mi mujer, para conseguir las tres copias.

Las tres obras fueron realizadas con el mismo negativo copiado sucesivamente sobre el mismo positivo.

La técnica de positivazo es realizar primero una plantilla guía con todas las imágenes dibujadas.

Algunas constantes se repiten en los montajes, tanto en esta como posteriormente en todas las series, tales como la mujer, el hombre, el cerebro y la naturaleza

Las obras “En el cielo” y “Torso” son un homenaje a la mujer representando el cuerpo de la mujer fundiéndolo con la naturaleza. 

“Embarazada” es un justo homenaje a la mujer como madre. El montar la imagen repetida progresivamente, representa la evolución del embarazo.

El hombre esta presente en numerosas obras, tales como “El cubo” en el cual, el hombre se sitúa en el cruce de todas las bisectrices de los planos del cubo formado por “cielos”. 

“La bala”, una obra creada en momentos difíciles en que el terrorismo estaba en uno de sus puntos más altos, no importaba a quien iban dirigidas las balas.

 

Retratos.

Nunca he sido un especialista en retratos, los hacia para incorporarlos después en mis montajes.

Mis retratos no son retratos como tales, entendiendo con esto la representación de la persona retratada. Los retratos son básicamente de mi propia familia, algunos tratados con técnicas de laboratorio como la solarización (efecto Sabatier) como el de mi mujer “Mari Carmen” y el de mi hijo “Rafael Pablos Ferreiro”, otros inocentes como el de “Niño con botijo” de mi hijo Roberto.

 

Blanco, gris y negro.

En esta serie buscaba una serie de obras donde con los menos elementos posibles, la mayor sencillez y simplificación pudiera decir “lo más posible”.

Bajo este prisma lo mejor era reducir la gama tonal, las formas, etc., así nació esta serie, donde las imágenes han sido reducidas a su mínima expresión y los fondos son veladuras en el laboratorio, creados con plantillas.

El Camino fue la primera obra y el árbol se repetirá en progresivas obras.

La mano que abraza un filo imaginario será otro elemento de la serie que con la cadena aparecerá en varias obras.

Frente a frente ó juntas, la vida y la muerte, se nos presentan en otras obras.

 

Cuadros.

Esta serie nació del deseo de representar un mosaico de imágenes, donde la imagen principal se perdiera al mirar el mosaico de cerca, adquiriendo mas relevancia las pequeñas imágenes y, en forma contraria, alejándose del mosaico la imagen en conjunto gana significancia”

Las dos primeras obras corresponden a este criterio, el resto de obras caminaron por otros derroteros.

La obra de “La silla” nació a partir de la silla de mi abuelo Monge, quise darla un paseo por el espacio de ida y vuelta.

La obra “Los árboles”, tratada con la misma técnica de la anterior, es como una expansión ó una compresión, según lo queráis interpretar.

“La familia” nació de la obra del mismo nombre de la serie de los fotomontajes.

 

Tierras.

La serie tierras nació en un momento delicado para mi.

Mi mujer había fallecido en el 87, mis hijos estaban en un internado y sólo tenía a mi madre alguna temporada. 

De la tierra descubrí la riqueza de tonos que puede adquirir.

Esta serie tiene un poco de escultura temporal creada para ser perpetuada sólo por la cámara.

La técnica consistió en cribar tierra de diferentes colores, que en la copia al blanco y negro se transformaban en diferentes grises.

Mezcladas en el suelo para dibujar las formas que me interesaban en cada obra.

Todas las obras tienen algún elemento real que complementa la lectura del conjunto.

En las primeras obras, unos viejos condensadores y transformadores de radio se comunican a través del hilo conductor que le une.

Los condensadores son el elemento variable que hace que podamos seleccionar las diferentes ondas que están en el espacio.

A través del hilo manipulado y ampliado por el transformador, el altavoz nos anuncia y ordena lo que llega a través de ese hilo.

Es posible qué esto tenga algún paralelismo con los medios de comunicación actuales, o no?

En el “Desnudo”, las flores rojas que forman el pubis “pendientes de la reina” con su intenso color, estaban destinadas para esta obra.

¿Corazón de latón… ó de chips electrónicos? De alguna manera nuestro corazón se mueve a impulsos eléctricos.

Lo importante es como nuestro cerebro lo gobierne.

¿Que es lo que mueve las masas? : El dinero.

¿El rayo destruirá la flor ó la creara?

Seguro que habrá dos puntos de vista.

“Año 2532” una visión pesimista del futuro, espero equivocarme.

“El Hombre” obra cruda, pero es real como la vida misma, el hombre es el depredador por excelencia.

A Valladolid llego aquel año una exposición de Joel-Meter Witkin a la sala de Las Francesas, me impresiono tanto que la visite media docena de veces.Esta obra estaba dedicada a él, representado por la gran cabeza que nos enseña a los demás su buen hacer.

Witkin, Maestro: te escuchamos.

 

Puntas.

Esta serie nació poco a poco, de las primeras composiciones con puntas y tornillos, pase a incorporar pequeñas ramas y algodones que emulaban al cielo.

Fue la obra de “La pareja” donde las puntas y su proyección tomaron la evolución del resto de la serie.

Cartulina, puntas y una ó dos fuentes de luz fueron los elementos que dieron vida a estas obras.